lunes, 8 de octubre de 2018

Se fue Rubén Martínez, una gloria del ciclismo nacional

Rubén Martínez (San Lucas, Oruro, 11 de mayo de 1936), una gloria del ciclismo boliviano, falleció a los 82 años por una enfermedad pulmonar el sábado.

Por el gran amor que le tenía al deporte del pedal su último deseo fue que sus cenizas sean esparcidas en el velódromo de Alto Irpavi, donde vivió gran parte de su vida y batió dos récords mundiales de la categoría Masters.

Su familia cumplirá con esa petición el domingo.

Fue notable ciclista, múltiple campeón paceño y nacional de ruta y pista entre 1979 y 2007. Estuvo activo hasta abril de este año participando en pruebas departamentales de pista.

También fue un gran formador de sus hijos: Klaus, quien representó al país en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996; Cid, quien vive en Canadá y entre otros logros en junio en Bakú, Azerbaiyán, se coronó campeón mundial de bicicross de la categoría crucero 35-39 años; y Benjamín, el menor de todos que radica en Inglaterra y que en 2002 en China consiguió la medalla de bronce en la Copa del Mundo de pista en la prueba de kilómetro contrarreloj (récord nacional) y en la misma prueba, un año después, obtuvo el bronce en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo, República Dominicana.

Entre 2003 y 2007, además de todos sus títulos departamentales y nacionales, fue campeón boliviano en pista de la categoría Masters en todas las especialidades.

Ganó su primera competencia de ciclismo a los 12 años en Oruro y en 2007, a los 71, batió dos récords mundiales de la categoría Masters (70-75 años) homologados por la Unión Ciclística Internacional (UCI) en 200 metros y persecución 2.000 metros.

Ingeniero en minas, estudió en Inglaterra. Estaba casado con Beatriz Villegas.

Como entrenador de selecciones locales y nacionales obtuvo infinidad de títulos en ruta, pista y montaña.

En 1986 la revista francesa L’Equipe lo designó como uno de los mejores ciclistas bolivianos de todos los tiempos y en 2014 recibió una distinción de la Cámara de Senadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario